El mal aliento es una molestia bastante común que aqueja la tercera parte de la población. Se calcula que el 50% de las personas la padecerán en algún momento a lo largo de su vida.

Puede tener diversas causas (medicamentos, tabaquismo, ciertas enfermedades), pero la más frecuente -en un 90% de los casos- es la descomposición de bacterias que se produce en la cavidad bucal. No es grave, pero tener mal aliento resulta incómodo para las personas que lo padecen y también para quienes están en su entorno más cercano.

 

Halitosis y mascarillas: desagradable combinación

 

En condiciones normales, la halitosis puede acarrear complicaciones sociales y baja autoestima. Pero en la situación actual, con el uso obligatorio de la mascarilla, los inconvenientes provocados por la halitosis se agravan.

En ocasiones, el mal olor puede deberse a una utilización incorrecta de la mascarilla, al llevarla más horas de lo recomendado o al no lavarla después de cada uso (en el caso de las reutilizables)

Pero, lo cierto, es que, en general, muchas personas no son conscientes de que habitualmente su aliento desprende un mal olor. Ha sido ahora, al tener que llevar la mascarilla y respirar directamente la espiración que sale de su boca durante largos periodos de tiempo, cuando han descubierto su problema y se han propuesto solucionarlo.

 

Diagnosticar el origen de la halitosis es la clave

 

Existen varios tratamientos contra la halitosis, pero para que estos sean efectivos es necesario determinar su causa concreta y conocer la cantidad de gases sulfurosos (sulfuro de hidrógeno, metil mercaptano y dimetil sulfuro), presentes en la boca.

En Branemark Lleida contamos con la última tecnología diseñada para diagnosticar correctamente la halitosis: ORALCHROMA. Este dispositivo es un cromatógrafo que calcula exactamente las concentraciones de cada uno de los gases y, de esta forma, permite decidir de manera fundamentada cuál es la mejor terapia.

Para los pacientes, la prueba es completamente indolora y se realiza en apenas unos minutos. Además, puede repetirse tantas veces como se considere oportuno para ir valorando la efectividad del tratamiento realizado y eliminar el problema con la mayor rapidez posible.