En muchas ocasiones, los odontólogos nos preocupamos por las enfermedades que afectan a los dientes y a la boca de nuestros pacientes. Pero, en realidad, estas no son las únicas que nos interesan y, ni mucho menos, las únicas que pueden afectar a la salud bucodental de los que acuden a nuestra consulta.

 

Un claro ejemplo es la odontofobia, una enfermedad que afecta a mucha más gente de la que pueda parecer y que puede conllevar consecuencias bastante graves en los casos de mayor gravedad.

 

¿En qué consiste la odontofobia?

 

La odontofobia es una enfermedad que consiste en tener miedo al dentista. Este miedo no solo es a la situación de tener que acudir a la consulta, sino que se expresa de un modo extremo e irracional con todo lo que tiene que ver con la figura del dentista u odontólogo.

 

Esto quiere decir que la odontofobia limita las capacidades del paciente a la hora de acudir a la consulta de un dentista, tanto si es para una revisión rutinaria como si es para un tratamiento o una intervención. El problema del primer supuesto es que puede conllevar un déficit a la hora de diagnosticar posibles afecciones y, en los casos más extremos, suponer casos graves de salud bucodental.

 

¿Cómo se puede superar la odontofobia?

 

Al tratarse de una afección que puede conllevar riesgos para la salud de la boca y los dientes, es importante buscar algún método o tratamiento para superarla. El miedo al dentista se puede superar y, aunque somos conscientes de que muchas veces no es fácil, hay algunos consejos prácticos que sirven para afrontar esta fobia.

 

El primero, hablar con el dentista acerca de esta fobia. Hay determinadas pautas y prácticas que pueden ayudar a atenuar los miedos o, incluso, a suprimirlos por completo, según la intensidad de estos y el paciente. Pero contar con la complicidad y la compañía del profesional siempre resultará de ayuda. De hecho, es normal pactar un gesto o una señal con el dentista para los momentos en los que el agobio o el dolor alcancen un punto que no se pueda sostener.

 

Hay tratamientos que combaten el miedo, como la sedación consciente, que permite a los pacientes relajarse para evitar los episodios de ansiedad y estrés que pueden padecer en la consulta del dentista. O, en otros casos, se puede estudiar la opción de tomar algún medicamento que permita al paciente calmar sus nervios y relajarse de un modo más fácil.

 

También hay otros consejos que puedes poner en práctica de un modo sencillo, como pedir la cita a primera hora de la mañana y no llegar con demasiada antelación a la consulta. Con esto, principalmente te ahorrarás un tiempo de la mañana, y de espera en la sala, en el que los pensamientos pueden desbordar tu estado de ánimo y crearte una mayor inquietud.

 

Si es tu primer contacto con una clínica o con un dentista en particular, también es recomendable que comiences con una tarea que sea más sencilla y llevadera, como una revisión o una limpieza. Este tipo de consultas resultan mucho más fáciles de afrontar por su rapidez y porque no provocan dolores ni conllevan periodos de recuperación.

 

También puedes preguntar por la posibilidad de ponerte unos auriculares con música relajante para evadirte de los momentos que te supongan más estrés o preocupación. Esto resulta de gran ayuda para muchos pacientes y, en el caso de que sea compatible con el tratamiento o la intervención que te van a realizar, te puede ser de gran utilidad.

 

Por último, aunque no en exclusiva como método para superar la odontofobia, también puedes probar con alguna técnica de relajación o con prácticas de meditación. Hay personas a las que les resultan muy útiles a la hora de enfrentarse a miedos o escenarios de estrés y ansiedad.

 

En Branemark no solo tratamos todo tipo de dolencias y afecciones bucodentales, sino que también lidiamos con el miedo a los dentistas de muchos pacientes. Estamos habituados a ayudar a todos aquellos que sufren por acudir a revisiones o intervenciones en la boca y los dientes y también podemos ayudarte a ti a superar estos miedos.

 

Además, contamos con la tecnológica y los métodos más modernos y avanzados, con los que cualquier tipo de tratamiento bucodental se realiza del modo más rápido e indoloro para el paciente.

 

Contacta con nosotros a través de esta página web o pide una cita por teléfono al 973 24 36 32 y te atenderemos lo antes posible.