La periimplantitis es una afección dental que aparece en algunos casos tras pasar por un tratamiento de implantología. Forma parte de las llamadas enfermedades periimplantarias y es una de las más agresivas.

Esta patología oral se origina a causa de la acumulación de placa en los tejidos que se encuentran alrededor del implante colocado, causando inflamación de la mucosa y la pérdida de hueso que rodea el tornillo de dicho implante.

La periimplantitis es importante tratarla lo antes posible, para evitar la pérdida del implante y tener la necesidad de colocar uno nuevo.

¿Qué son las enfermedades periimplantarias?

Los implantes dentales son la mejor solución a la falta de piezas dentales y uno de los mejores avances de los últimos años en odontología. Ellos mejoran la calidad de nuestra vida, de manera estética y funcional.

Una de las principales cosas que pueden poner en riesgo a nuestros implantes, son las llamadas enfermedades periimplantarias. Este tipo de patología oral se origina a causa de la inflamación por origen infeccioso afectando a los tejidos que rodean al implante.

Las enfermedades periimplantarias afectan aproximadamente al 12% de los pacientes que pasan por un tratamiento de implantología y suelen originarse después de 5 o 7 años de convivir con él.

Igual que en las enfermedades periodontales, aquí también existen dos grados:

  1. Mucositis. Esta es la primera fase, donde podemos notar inflamación y sangrado.
  2. Periimplantitis. Esta es la fase más grave, que aparece si la primera fase no se ha tratado de  manera adecuada.

Causas y factores de riesgo de la periimplantitis

  • Una inadecuada higiene bucodental es el principal factor de riesgo de esta patología

Por lo tanto, se recomienda llevar a cabo un concienzudo proceso de higiene diario, para evitar la acumulación de bacterias que causen la placa dental, ya que el implante funciona igual que un diente natural.

Se recomienda cepillarse los dientes después de cada comida y sobre todo por la noche, además de utilizar otros elementos complementarios como la seda dental, enjuagues orales, cepillos interproximales o irrigadores bucales. Adicionalmente, realizar al menos una vez al año una limpieza profesional en el dentista.

  • Las enfermedades periodontales son otro factor de riesgo

Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), aquellos pacientes que hayan padecido algún tipo de enfermedad periodontal (gingivitis o periodontitis) tienen mayor probabilidad de padecer este tipo de patología oral.

  • La mucositis anticipa la periimplantitis

Está claro que, aquellos pacientes que sufran mucositis y no pongan ningún medio para tratarla, esta afección terminará convirtiéndose en periimplantitis.

  • El tabaquismo puede afectar

El tabaquismo es un hábito que afecta a la salud de nuestros dientes y a nuestra salud en general. Partiendo de esto, en relación a los implantes dentales, empeora el proceso de cicatrización y pone en riesgo el éxito del tratamiento. Sin embargo, SEPA concluye que no existen datos que identifiquen el tabaquismo como factor de riesgo de la periimplantitis.

Tratamiento de la periimplantitis

El tratamiento de la periimplantitis se basa en detener la inflamación y controlar la infección bacteriana para frenar la pérdida de hueso.

Sin embargo, el mejor tratamiento es la prevención y el diagnóstico precoz.