¿Una ligera férula de plástico va a ser capaz de colocar vuestros dientes en su sitio? Es probable que tras descubrir los alineadores dentales Invisalign®, y acostumbrados a ver las férreas ortodoncias de brackets, os estéis haciendo esta pregunta.

Es lógico, pero lo que no sabéis es que la tecnología de Invisalign® supone un salto revolucionario en las técnicas de corrección dental. Empezando por su exclusivo y patentado material SmartTrack®, un polímero termoplástico multicapa/copoliester, fruto de más de ocho años de investigación.

Es un material elástico que se adapta perfectamente a la morfología del diente, los ataches y los espacios interproximales y distribuye fuerzas suaves y constantes sobre la dentadura. Con ello se logra un elevado control del movimiento dental, una mayor precisión en los resultados clínicos y un tiempo de tratamiento hasta 50% menor que con otros materiales del mercado. Además, su elasticidad favorece la inserción y extracción de las férulas por parte del paciente, lo que hace que sea mucho más cómodo de usar.

Tratamiento paso a paso

Lo primero será acudir a un centro especializado que cuente con ortodoncistas titulados en el máster de Invisalign®, como Branemark Lleida.

Tras realizar un estudio de ortodoncia los profesionales examinarán vuestro caso y establecerán un plan de tratamiento personalizado. Mediante un programa informático exclusivo se diseñarán los diferentes alineadores que serán necesarios para el tratamiento completo. Asimismo, se realizará escáner intraoral en 3D, que servirá para la fabricación de las férulas.

Una vez recibidas, el especialista os colocará la primera y os explicará su uso y mantenimiento. Aunque son removibles -se pueden quitar y poner durante las comidas, para limpiarlas y para lavar vuestros dientes- lo más recomendable es llevarlas el máximo tiempo posible, así se optimizará el tratamiento.

Las férulas deberán ser sustituidas por otras cada dos semanas y periódicamente se comprobará la evolución del tratamiento y se os irán proporcionando los siguientes alineadores.

Así, en apenas unos meses (más o menos dependiendo de cada caso), de forma totalmente discreta y cómoda, conseguiréis la sonrisa con la que siempre habíais soñado.