Las carillas dentales son un tratamiento muy demandado en la odontología estética. Con ellas, se puede mejorar la apariencia de los dientes de un modo rápido y eficaz, y, además, ayudan a proteger la salud dental.

 

Pero estas no son las únicas razones por las que tienen tanto éxito. Si quieres saber un poco más sobre sus características y funcionamiento, o si te interesa descubrir si son la solución indicada para ti, aquí te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre las carillas dentales.

 

¿Qué son las carillas dentales?

 

Las carillas dentales son unas finas fundas o carcasas que cubren la superficie frontal de los dientes para mejorar su apariencia estética. Están hechas con materiales cerámicos o resinas y su objetivo fundamental es modificar el color, la forma, el tamaño o la longitud.

 

También conocidas como carillas de porcelana, se diseñan a medida para cada paciente, con el fin de adecuarse del mejor modo a la forma de su boca y su cara y son tan versátiles que pueden adherirse a un solo diente o a todas las piezas frontales que se desee o resulte necesario.

 

¿De qué están hechas las carillas dentales?

 

Las carillas pueden estar hechas de porcelana o de materiales con base de resina, como el composite. La principal diferencia entre ambas es que las carillas de porcelana suelen resistir mejor las manchas que las fabricadas con resina, y también consiguen una apariencia más natural a la vista, ya que reflejan la luz de un modo prácticamente idéntico a los dientes reales.

 

¿En qué casos se suelen usar las carillas dentales?

 

La mayoría de los pacientes recurren a este tipo de tratamientos de salud dental por motivos estéticos. Entre estos, los más habituales son los siguientes:

 

Pacientes con dientes descoloridos:

Cuando algún diente presenta una tonalidad diferente de la que le corresponde en su estado natural, normalmente más oscura, y no se puede corregir de otro modo, se suele acudir a las carillas como medio para solventarlo.

 

Algunas de las causas más comunes por las que los dientes exhiben manchas permanentes son determinados tratamientos sobre el nervio del mismo, el consumo de algún tipo de medicamento que afecte al esmalte, exceso de flúor o alguna otra patología.

 

Pacientes con dientes rotos, astillados o desgastados:

Los dientes con algún tipo de rotura o desgaste son otro de los casos que más fácilmente se pueden resolver con carillas, ya que con ellas se puede cubrir el diente para que vuelva a tener el aspecto original o, incluso, una apariencia mejorada. Esto es fácil de hacer, ya que a las carillas se les puede dar una forma personalizada y también un color idéntico al del resto de la dentadura.

 

Pacientes con los dientes mal alineados:

Normalmente, se suele acudir a la ortodoncia para mejorar la apariencia de los dientes mal alineados, pero puede haber casos en los que resulte más recomendable recurrir a las carillas. De hecho, es una de las alternativas más demandadas para corregir los dientes separados y los diastemas.

 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las carillas dentales?

 

Las carillas dentales ofrecen muchas ventajas cuando se busca mejorar la apariencia estética de la dentadura y de la sonrisa. Pero también hay que tener en cuenta algunas de las posibles contraindicaciones, con el fin de conseguir unos resultados plenamente satisfactorios.

 

Las principales ventajas de las carillas dentales

 

Entre las principales ventajas de las carillas dentales, podemos decir que:

 

  • Dan una apariencia natural.
  • No suelen provocar rechazo en las encías.
  • Es posible conseguir un color idéntico al de los dientes naturales o, en el caso de ser carillas para todo el frontal de la dentadura, ofrecer una tonalidad más blanca y atractiva.
  • Son muy resistentes, difíciles de dañar, manchar o romper.

 

Los posibles riesgos que tienen las carillas dentales:

 

Es bueno que también conozcas cuáles pueden ser los riesgos de las carillas antes de someterte a ellas.

  • Puede haber una reacción alérgica al anestésico local, en el caso de que este sea necesario.
  • Se pueden producir roturas, agrietamientos o pérdidas de las carillas.
  • La sensibilidad dental puede aumentar, ya que se retira parte del esmalte del diente.
  • No es lo más habitual, pero puede producirse alguna infección dental.

 

Además, es importante recordar que las carillas son un tratamiento de carácter irreversible, aunque esto no quiere decir que las carillas tengan una duración ilimitada.

 

Una buena opción para conseguir la sonrisa perfecta

 

En conclusión, te podemos decir que las carillas dentales son una gran opción si quieres mejorar la apariencia de tu boca y tu dentadura. Y lo mejor es que, gracias a su versatilidad, se pueden diseñar para adaptarlas del mejor modo a tu rostro y que puedas lucir una sonrisa perfecta.

 

Si te interesan este tipo de tratamiento estético dental y quieres más información, no dudes en consultarnos. En Branemark Lleida estaremos encantados de atenderte y estudiar tu caso para ofrecerte la mejor solución personalizada.