Una buena salud oral en el embarazo repercute de forma positiva en ti y en tu bebé.

Las hormonas durante el embarazo pueden llegar a afectar las encías provocando que se inflamen, llegando a producir la llamada gingivitis del embarazo.

Además es muy común la aparición de caries, provocadas por los vómitos de las náuseas matinales que provocan la pérdida de minerales en los dientes. A continuación te dejamos unos consejos para que tu salud oral no se vea afectada:

1. Visita al menos una vez al dentista, preferiblemente después del primer trimestre. El dentista te informará de los posibles problemas que puedan surgir y te dará consejos para mantener tu boca sana.

2. Cepíllate los dientes al menos tres veces al día y usa hilo dental para complementar la limpieza. Utiliza un cepillo pequeño y suave para intentar evitar náuseas. Además es aconsejable usar pasta fluorada.

branemark-lleida-salud-oral

3. Aumenta el PH de la saliva durante el embarazo, lo que provoca la aparición de caries, por lo que se recomienda disminuir el consumo de azúcares y mantener una dieta equilibrada, toma frutas frescas en lugar de zumos industriales y procura mascar chicle sin azúcar y con xilitol.

branemark-lleida-embarazo-dieta

4. Los vómitos son frecuentes en el embarazo por eso si los sufres muy a menudo es conveniente que visites a tu odontólogo para que proteja tu esmalte. Toma pequeñas cantidades de frutas y vegetales, yogur o queso a lo largo del día. Acompaña tus limpiezas de flúor para eliminar restos después de los vómitos.

Además en el posparto en el caso de la madre, deberás continuar con la higiene oral para evitar problemas, limita los productos azucarados y sobre todo no contamines con tu saliva la cuchara, chupete y biberón de tu bebé.

Para el recién nacido, no debes dejarlo acostado con el biberón, cuando le salgan los primeros dientes límpiaselos con una gasa y por último cuando cumpla un año visita a tu dentista.

Tener en cuenta estos consejos de higiene, visitar a tu dentista y seguir de cerca las recomendaciones serán claves fundamentales para garantizar la buena salud bucodental en el embarazo.