Como ya hemos explicado anteriormente, los implantes dentales son unos tornillos de titanio que sustituyen a la raíz del diente y encima de ellos se coloca una corona generalmente hecha de metal y porcelana. Esto lleva a pensar a muchos pacientes que una vez oseointegrados, al estar compuestos de un metal biocompatible, ya no pueden sufrir ninguna patología. Y es cierto que los implantes no pueden sufrir algunas de las patologías que sufren los dientes como por ejemplo las caries o las pulpitis pero eso no significa que no puedan tener problemas.

implantes-dental-branemark-lleida

Existen fundamentalmente dos problemas que pueden sufrir los implantes: Pérdida de hueso marginal, conocida como ?periimplantitis ?y ?fracturas mecánicas? del implante o los tornillos que sujetan los pilares y coronas.

La periimplantitis es un proceso inflamatorio que afecta los tejidos duros y blandos, provocando una pérdida del hueso que rodea los implantes. La causa más frecuente de ésta es un acúmulo de placa alrededor del implante ya sea por una mala higiene por parte del paciente o por un mal diseño de la prótesis. También hay estudios que demuestran que una sobrecarga oclusal de los implantes puede llevar a una pérdida del hueso marginal del implante. El tratamiento de la periimplantitis es bastante impredecible, ya que el principal problema en éste tipo de pasos es conseguir una descontaminación total de la superficie rugosa del implante para poder regenerar los tejidos perdidos. Es por ese motivo que siempre recomendamos a nuestros pacientes el realizar visitas de control e higienes cada 6 meses, de ésta manera podremos detectar cualquier problema es un estadio muy inicial y será fácil de tratar.

branemark-lleida-implantes-martinez-salmeron

El otro problema que pueden sufrir los implantes son las fracturas mecánicas y estás siempre están causadas por una sobrecarga oclusal. Esto puede ocurrir cuando, por ejemplo, se come siempre por el mismo lado o cuando faltan muchas piezas sin reponer en la boca. Si se rompe un tornillo dentro del implante es muy complicado sacarlo y si no se consigue se tendría que sacar el implante y colocarlo de nuevo.

Como conclusión podemos decir que es cierto que los implantes no tienen los mismos problemas que los dientes, pero sí pueden tener problemas y es importante el acudir periódicamente a revisiones para poder detectarlos a tiempo.

belen-martinezDra. Belén Martínez – Corriá Salmerón

Implantología, Prótesis y Estética Dental